La mesa nacional contra los desarmaderos destacó la necesidad de profundizar el trabajo conjunto.

Representantes del Estado y de organizaciones intermedias, desarrollaron el primer encuentro para unificar recursos y articular medidas para frenar la venta de autopartes ilegales. Además, se decidió conformar una mesa técnica de trabajo.
Funcionarios del Ministerio de Justicia, junto a miembros de las fuerzas de seguridad y representantes de la industria automotriz, destacaron la necesidad de profundizar acciones integrales y articular trabajos conjuntos para luchar contra los desarmaderos y la venta de autopartes ilegales.

Así quedó establecido ayer en la primera reunión de la Mesa Nacional de Lucha contra Organizaciones de Desarmaderos y Autopartes, desarrollada en la Secretaría de Seguridad Interior del Ministerio de Justicia, y en la que también se decidió conformar una mesa técnica de trabajo.

 En la reunión estuvieron presentes el subsecretario de Seguridad Ciudadana, Justo Aráuz; los directores nacionales de Fiscalización de Desarmaderos y Autopartes, y de Prevención del Delito, Juan Pablo Sassano y Miguel Bermejo, respectivamente; y miembros de las asociaciones de Fábricas de Automotores (ADEFA), de Concesionarios (ACARA), de Fábricas Argentinas de Componentes (AFAC) y de la Federación Argentina de Cámaras de Comerciantes en Repuestos del Automotor (FACCERA).

También, participaron representantes de los ministerios públicos fiscales de la Nación y la Ciudad de Buenos Aires, las policías Federal y Bonaerense, Gendarmería, el Instituto de Tecnología Industrial (INTI), y de la Dirección General Impositiva y la Administración Federal de Ingresos Públicos.

Durante la reunión se abordaron las distintas herramientas que puede aportar cada sector para trabajar en forma conjunta en la lucha contra los desarmaderos ilegales, la venta de repuestos irregulares y el robo de vehículos.

Además, se acordó la realización de una mesa técnica de trabajo  y se presentó un documento con propuestas para trabajar sobre la tema y el proyecto de una campaña de responsabilidad social empresaria denominada “desarmemos a los que desarman ilegalmente”.

Control sistemático

A partir de la sanción de la Ley N° 25761 y el decreto reglamentario 744/04, una normativa impulsada por la actual administración nacional, el Gobierno fijó la necesidad de desarrollar políticas de Estado tendientes a afrontar las prácticas delictivas vinculadas a la sustracción de automotores.

Para ello implementó un régimen legal tendiente a impedir la comercialización de repuestos obtenidos de automotores sustraídos, al cual debe ajustarse la actividad relacionada con el desarmado de automotores y la venta de sus autopartes.

Por medio de la Dirección Nacional de Fiscalización de Desarmaderos y Autopartes del ministerio de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos, en coordinación con la división Sustracción de Automotores de la Policía Federal, en el curso del último año fueron secuestradas 1.300.000 autopartes ilegales por valor superior a los 150 millones de pesos.

Esas acciones fueron concretadas en el marco de más de un centenar de allanamientos y operativos de control en las bocas de expendio de repuestos.

Además, el Gobierno desarrolla la campaña permanente de concientización basada en la consigna “Las autopartes ilegales están manchadas con sangre”, con la que insta a la población a abstenerse de comprar repuestos “truchos” que provienen, indefectiblemente, de un delito detrás del cual puede haber una vida perdida y una familia destruida.

Fuente: Secretaria de Medios de la Nacion
Jefatura de Gabinete de Ministros
Presidencia de la Naciòn