Los monumentos del mundo se iluminan contra los accidentes de tránsito

La iniciativa forma parte de una campaña de seguridad vial de Naciones Unidas que busca evitar, en la próxima década, 5 millones de muertes vinculadas a colisiones. En la región, serán “coloreados” de amarillo el Obelisco argentino y el Cristo Redentor brasileño

 

En el marco del Decenio de Acción para la Seguridad Vial, impulsado por el organismo internacional, monumentos y lugares destacados de diversos países serán iluminados de amarillo. Entre ellos, el Times Square en Nueva York, el Obelisco en Buenos Aires, el Cristo Redentor en Río de Janeiro, Trafalgar Square en Londres, y el Jet d’eau en Ginebra.

 Los Gobiernos de todo el mundo se comprometieron a adoptar nuevas medidas para salvar vidas en sus calles y rutas. Ratificarán esa decisión el 12 de mayo en el Segundo Congreso Iberoamericano y del Caribe sobre Seguridad Vial que se desarrollará en México.

 Se espera que el foro concluya con un compromiso para reducir un 50% las muertes y lesiones causadas por accidentes de tránsito en las Américas a través de la implementación de un plan regional de acción.

 En todo el planeta, la principal causa de fallecimiento de los jóvenes entre 15 y 29 años son los traumatismos causados por las colisiones. Cada año, alrededor de 1,3 millones de personas mueren en las carreteras.

 En la región, las lesiones de ese tipo representan la primera causa de muerte de niños de entre 5 y 14 años y la segunda para las personas de entre 15 y 44 años. En muchos países, particularmente los de menores ingresos, la mayoría de las muertes ocurren entre peatones, ciclistas y motociclistas.

 Luis Roberto Escoto, consultor en Salud Familiar y Comunitaria de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), afirmó que “los temas de tránsito son un problema de salud pública“. Agregó que los siniestros son un problema social y económico: “Muchas familias cayeron en la pobreza tras un accidente por los gastos en salud que acarrean los tratamientos y medicamentos, y por las pérdidas de empleo que genera contraer una discapacidad”.

 La ONU advirtió que sólo el 15% de los países tiene una legislación amplia que se ocupa de cinco riesgos fundamentales: el exceso de velocidad, la conducción bajo los efectos del alcohol y la no utilización del casco, el cinturón de seguridad y los sistemas de retención para niños. Entre las medidas que se debatirán dentro del plan mundial se encuentran mejorar los servicios de emergencia y crear capacidad de gestión en seguridad vial.

Infobae