Accidentes viales, problema de salud pública mundial, declara la OMS.

Los accidentes de tránsito dejaron ser eventos pasajeros y hoy son considerados por la Organización Mundial de la Salud como  un problema de salud pública mundial, ya que ocupan el lugar número nueve de causas de muerte en el mundo, con un registro de 1.3 millones de defunciones al año; razón por la cual, la Organización Mundial de las Naciones Unidas, realizó un llamado, a través de la Comisión para la Seguridad Vial, para realizar el Decenio de Acción para la Seguridad Vial  2011-2020.  

En el caso de México, se firmó el Decenio de Acción por la Seguridad Vial, un acto impulsado por la Iniciativa Mexicana de Seguridad Vial (IMESEVI), un programa donde se conjuga el Centro Nacional para la Prevención de Accidentes (CENAPRA) de la Secretaría de Salud, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y los Gobiernos de los Estados con la Sociedad Civil y la Iniciativa Privada, dentro de la cual participa Bridgestone, el fabricante número uno de neumáticos y productos de hule, que en términos de seguridad vial realiza la campaña Piensa Antes de Conducir, la cual promueve cuatro sencillos consejos de seguridad.   

El 62% de muertes en el mundo ocurren principalmente en 10 países, de los cuales México ocupa el séptimo lugar. En caso específico del país, el registro de muertes por accidentes viales duplica el estándar internacional, al año se registran 24.000 muertes. 

En el país,  los accidentes de tránsito son la primera causa de muerte en la población de entre cinco y 29 años de edad y la segunda en orfandad. De acuerdo a CENAPRA, la mortalidad por accidentes de tránsito es de 24.129 muertos, de los cuales 16,852 son accidentes viales y 7269 atropellados.  En el 75% de los accidentes automovilísticos en el D.F, no se registró uso de cinturón de seguridad.  Las afectaciones de los accidentes viales, no sólo se ven en términos de salud, en México las lesiones por discapacidad y muerte por causa de tránsito cuestan más de 120 mil millones de pesos.  

En general, la sociedad considera que los accidentes son producto de la casualidad, desgracia o contratiempo, pero La Ley General de Salud define al accidente como un hecho súbito que se produce por condiciones potencialmente prevenibles, razón por la cual Bridgestone, fabrica productos de calidad y avanzada tecnología que acompañan a los automovilistas, así como campañas sociales que difunden la importancia de ser un conductor responsable, tal es el caso de Piensa Antes de Conducir, mediante la cual efectúa de forma gratuita la revisión de presión de inflado y desgaste de los neumáticos.
A través de la campaña, se busca concientizar a los automovilistas, especialmente a los jóvenes a recurrir a cuatro sencillos consejos viales que pueden salvar su vida y la de sus acompañantes: usar siempre silla para niños, cinturón de seguridad, ajustar reposacabezas y comprobar el estado de los neumáticos, ya que, unos neumáticos gastados son menos eficaces, aumentan el tiempo de frenado en superficies mojadas y generan un mayor riesgo de derrape. Los neumáticos desinflados hacen que sea más difícil controlar el vehículo, aumentan la distancia de frenado y se desgasta más rápidamente.

La cronica de hoy