YA NO SE HABLA MAS DE LOS AUTOS “CHUTOS”. Por Fabricio Abasto

Las idas y vueltas que tiene el entrecruzamiento de acusaciones que determina la legalización de autos “Chutos”, en el vecino país Boliviano, las repercusiones en Chile, la tibia manifestación de Brasil y la ausencia de reclamos por parte de nuestro país, tornan este culebrón, no menos interesante que el conflicto rioplatense Forlán Vs. Nara.

Por: Fabricio Abasto*

Los cierto es que el ejecutivo Boliviano quiso minimizar la cuestión manifestando que los controles iban a ser estrictos para la legalización de estos vehículos llamados “Chutos” (irregulares por falta de documentación), el caso es; en qué circunstancias llegaron a no poseer documentación, la ecuación es sencilla: Cantidad de vehículos inscritos en el RUA (Registro Único de Automotores), cantidad de ingresos por aduana, sabiendo que no tienen producción de vehículos en el país, el remanente que queda conforme a censo, “Cantidad de vehículos por habitante”, es en principio de procedencia “irregular”, me atrevería a decir delictual, visto que los rodados que no ingresan vía aduana para evadir impuestos, o son robados o los denominados en la jerga delictual latinoamericana, mellizos, gemelos, mestizos, truchos, poncho, mao, chuecos… “CHUTOS”, y un largo etc., es delito.

El criterio de los controles estricto según Roberto Zamorano, gerente de la Dirección de Prevención de Robo de Vehículos (Diprove):
– La legalización de autos “chutos” no es un medio para que automóviles robados  que ingresen al país, por lo que vehículo denunciado como tal será retenido.

El hecho esta que la falta de sustentos tecnológicos y técnico humano, todo esto dependiendo del compromiso político; hacen que la burocracia consular, ministerios de relaciones exteriores; retrasen en demasía las solicitudes de secuestro; los vehículos se legalizan antes de que estas lleguen, 60 días para la legalización, y los informes vía interpol 180 con mucha suerte y viento a favor, cuando no medie el tráfico de influencias, o compra de voluntades. Sabiendo que Bolivia es socio del Mercosur y no miembro, no cuenta con el sistema informático de consultas automotor del Mercosur, que en nuestro país ostenta la Dirección Nacional de los Registros Nacionales de la Propiedad Automotor y Créditos Prendarios(DNRPA y CP), para las fuerzas de seguridad, aunque en estos últimos meses no lo veo en pantalla, seguramente lo deben estar actualizando, creo.

Mas el problema vial que deberá afrontar el país boliviano, puesto que su infraestructura no puede sustentar ya, el parque automotor que posee, por falta de planificación y mantenimiento de las vías, y no obstante esto se les está por cargar 180.000 vehículos más, según cifras oficiales, pero son más de 200.000 los que están en proceso de legalización, que ingresan para ocupar esas vías públicas, que ya son peligrosas por el tipo topografía que tiene Bolivia, con la consecuencia que traen los siniestros viales.

Pero no debemos apuntar al país Boliviano como el malo de la película, cierto es, que si nuestra frontera estaría bien controlada los vehículos de procedencia ilícita no pasarían, atento a esta situación se sacó gendarmería de las fronteras para solucionar el conflicto delictual en el conurbano bonaerense, que supuestamente las fuerzas locales no lo pueden resolver, que causalidad…no.

En fin, la nueva modalidad de la delincuencia dedicada al robo/hurto automotor, es llevar vehículos al país Boliviano, que poseen RPA, ¿qué es el RPA?, es una numeración asignada por la DNRPA y CP, ante la falta licita de la numeración de fábrica, el inconveniente es que esta numeración RPA, carece de toda medida de seguridad y lo puede estampar cualquiera que tenga la posibilidad de comprar unos juegos de cuños, teniendo en cuenta que a partir del año 2.003 el procedimiento para obtener la Licencia de Configuración de Modelo, exige cumplir con lo estipulado en el art. 28 del decreto 779 reglamentario de la ley 24.449, en su anexo “P” artículo 8, Identificación del Vehículo. El vehículo será identificado conforme los criterios estipulados por el código V.I.N. (Vehicle Identification Number) según norma ISO 3.779 y Artículo 33 Inciso e) de esta reglamentación. Se deberá completar la información incluida en la Sección II. Y la DNRPA y CP, es el ente de contralor, no obstante eso, no otorga una nueva numeración de chasis y/o motor conforme a lo dispuesto en la norma internacional ISO 3779. “Has lo que yo digo, pero no lo que hago”.

Esto cuarta la seguridad jurídica del automotor. Pongamos un caso hipotético para que me entienda. Yo poseo un automóvil Ford modelo Ka que se me asigno RPA410146 en motor y chasis, lo inscribo en el registro de la propiedad automotor con cuatro condóminos, o sea el 20% de titularidad para cada uno, cinco tarjetas verdes, o solicito cuantas tarjetas azules quiera. Hurto cuanto Ford Ka también quiera y como dije que el RPA lo grava quien tenga la posibilidad económica de comprar un juego de cuños; le gravo el mismo RPA y los cruzo al hermano país Boliviano, con la documentación en regla. Las autoridades de contralor no tienen posibilidad de saber si ese vehículo es de procedencia ilícita, considerando que no va a poseer pedido de secuestro y no hay parámetros de originalidad de los cuños del RPA. Seguramente a ese auto lo legalicen, puesto que este Ford Ka ya está en la aduana Boliviana en proceso de legalización, y el otro en poder su la titular en Capital Federal.

Si la voluntad de todos los que directa e indirectamente participamos de la seguridad jurídica del automotor, tiraríamos el carro para el mismo norte, no tendríamos estos conflictos. Tengo la esperanza de saber que existen personas que realizan un esfuerzo sobre humano en soledad y a expensa de arriesgar la vida, porque esta modalidad delictual es el sustento económico de otros delitos. A esas personas que conozco y a las que todavía no, espero que sus esfuerzos ya no sean aislados y nos convoquemos para sumar conocimiento, voluntades, y por qué no críticas constructivas. “Cuando el pueblo en su conjunto habla, el soberano no puede hacer oído sordo”.

*Presidente A.Per.V.Re.Q.

Prensa A.Per.V.Re.Q.