La automotriz estadounidense General Motors revoluciona los viajes “en el asiento de atrás”

26/01/2012 |  Contra el clásico “Y, ¿falta mucho?” que suele venir desde los asientos traseros, la firma trabajó en una solución creativa: ventanas interactivas con entretenimiento de última generación para los niños.

Click 

en la imagen para ver el vídeo

La división Investigación y Desarrollo (I&D) de General Motors planteó ese desafío a los investigadores y estudiantes del Future LAB de la Academia de Arte y Diseño de Bezalel, Israel. La tarea: conceptualizar nuevas formas para ayudar a los pasajeros de los asientos traseros, especialmente a los niños, a tener una experiencia más rica mientras están viajando.

El Proyecto “Ventanas de Oportunidad” (WOO, por sus siglas en inglés) fue inspirado por estudios psicológicos que indican que los pasajeros de automóviles a menudo se sienten desconectados de su entorno.

GM solicitó a los estudiantes de Bezalel convertir las ventanas del vehículo en pantallas interactivas capaces de estimular la conciencia, alimentar la curiosidad y alentar una mayor conexión con el mundo exterior del vehículo.

“Tradicionalmente, el uso de pantallas interactivas en autos ha sido limitado para el conductor y el copiloto, pero vemos una oportunidad de proporcionar una interfaz de tecnología diseñada específicamente para los pasajeros de los asientos traseros”, mencionó Tom Seder, gerente del grupo de laboratorio de I&D en GM para la interfaz hombre-máquina.

“Esta tecnología es capaz de informar la ubicación y velocidad del vehículo que podrían aumentar la visión del mundo real con mejoras interactivas que brinden entretenimiento y valor educativo”.

Las aplicaciones incluyen:
Otto, un personaje animado que se proyecta sobre el paso de paisajes que responde al desempeño del vehículo, el clima y el contexto en tiempo real. Posibilita a los pasajeros aprender acerca de su entorno como un juego divertido.

Foofu, una aplicación que permite a los pasajeros crear, explorar y descubrir dibujando con los dedos sobre el vapor de la ventana.

Spindow, una aplicación que proporciona a sus usuarios un vistazo a las ventanas de otros usuarios de WOO alrededor del mundo en tiempo real.

Pond, una aplicación que permite a los pasajeros cargar y compartir música con otros vehículos que circulan, descargar canciones favoritas y compartir mensajes con otros pasajeros en el viaje.

Para demostrar estas aplicaciones, los estudiantes produjeron un prototipo funcional de escala completa de un asiento y ventana lateral de pasajero trasero. Los estudiantes utilizaron tecnología de sensores de movimiento y óptico desarrollados por EyeClick para convertir el vidrio de la ventana estándar en una superficie sensible a la gestualidad y multitáctil.

Si esas ventanas interactivas se pusieran en producción automotriz, probablemente utilizarían tecnología de “cristal inteligente” electrónicamente cargado, que es capaz de generar estados variables de translucidez y transparencia y que puede reflejar imágenes proyectadas. El “cristal inteligente” se utiliza cada vez más en arquitectura y aplicaciones de proyección, pero salvo en películas como Misión Imposible: Protocolo Fantasma, raramente puede observarse en vehículos.

Los fabricantes de automóviles están compitiendo con el celular en los vehículos, ya que los nuevos productos se conectan a “la nube” y hacen cada vez más borrosa la línea entre los automóviles y la electrónica de consumo.

Cadena3.com