A mediados de año se entregarían las chapa patente con un numero mas

Sabido es que en 1993 el gobierno decretó que todos los autos vendidos desde principios de 1995 en adelante tendrían un nuevo diseño de patente, todos los autos usados vendidos después de esa fecha obtendrían nuevas placas, y al resto de los autos se les emitirían nuevas placas en etapas.

Este diseño contiene tres letras seguidas de tres dígitos, y remueve cualquier pista identificando a la provincia de origen. Esto fue publicitado como un movimiento federalista de parte del gobierno.

En un movimiento para simplificar la transición, todas las placas emitidas a autos vendidos anteriormente a la fecha de cambio empezaron con la letra R (y sucesivamente STU y así), mientras que los autos que recibieron las placas por primera vez empezaron alfabéticamente desde la letra A (AAA000 fue la primera). El letreado es estampado en tipografía blanca sobre un fondo negro. Las matrículas también tiene un marco blanco con la palabra Argentina en la parte de arriba. Todos los materiales son reflectivos, para mejorar la visibilidad en las calles. Algunas chapas llevan una pequeña “D” o “T” entre las letras y los números, denotando que esa placa es un duplicado o triplicado, o también una “C”, por cuadruplicado (aunque infrecuente).

En 2010 se cambió el diseño de las placas de las motos para el mismo que el de los autos, siendo numeradas en la misma serie que los coches, pero con las letras y cifras en grupo (nnn xxx), comenzando por 000AAA.

Evolución de las letras (a partir de enero de 1995):

  • 1° de Enero de 1995 – AA-
  • 1° de Enero de 1996 – AP-
  • 1° de Enero de 1997 – BD-
  • 1° de Enero de 1998 – BZ-
  • 1° de Enero de 1999 – CO-
  • 1° de Enero de 2000 – DC-
  • 1° de Enero de 2001 – DQ-
  • 1° de Enero de 2002 – DX-
  • 1° de Enero de 2003 – EC-
  • 1° de Enero de 2004 – EH-
  • 1° de Enero de 2005 – ET-
  • 1° de Enero de 2006 – FI-
  • 1° de Enero de 2007 – GA-
  • 1° de Enero de 2008 – GV-
  • 1° de Enero de 2009 – HU-
  • 1° de Enero de 2010 – IN-
  • 1° de Enero de 2011 – JN-
  • 1° de Enero de 2012 – KU-

Con respecto a la primera letra (a partir de enero de 1995):

  • A – ENERO 1995
  • B – OCTUBRE 1996
  • C – MARZO 1998
  • D – NOVIEMBRE 1999
  • E – MAYO 2002
  • F – JUNIO 2005
  • G – DICIEMBRE 2006
  • H – FEBRERO 2008
  • I – ABRIL 2009
  • J – JULIO 2010
  • K – MAYO 2011
  • L – FEBRERO 2012

Límites del sistema

Aún no está claro qué se hará cuando al sistema se le acaben los números. El código de 3 letras + 3 números permite 26³ × 10³ = 17.576.000 de patentes. De RAA-000 a ZZZ-999 fueron reservadas para vehículos más antiguos. Desde 1995, nuevas licencias han sido emitidas empezando desde AAA-000. En julio de 2010 los autos nuevos tienen chapas empezando con J, mientras que en julio de 2005 empezaron con F y en 1999 con la D. En mayo de 2011 comenzó a patentarse autos con la letra K. Esto muestra que, si las matrículas continúan siendo entregadas al ritmo actual, unas 800 mil por año, en 1015 se acabarían los números. Las dos soluciones propuestas fueron añadir una cuarta letra, lo que incrementaría la capacidad del sistema en 26 veces llegando a 456 976 000 de vehículos, o bien añadir un cuarto número, lo que incrementaría en diez veces alcanzando las 175 760 000 de matrículas. Finalmente se optó por la segunda opción y se espera que los vehículos con las nuevas patentes comiencen a entregarse a mediados de 2012.

Las alternativas para evitar el colapso del sistema eran sumar una letra, lo que eleva las combinaciones a 456.976.000, o un dígito, que amplía las posibilidades a 175.760.000. Según explicó el titular de la Dnrpa, se optó por esta última, para evitar que se formen palabras. “Nos han llamado para cambiar las patentes porque les tocaba GIL, e incluso gente religiosa porque tenían el triple seis”, comentó Gallardo, quien estima que este año se patentarán unas 800 mil unidades.

El estudio se inició hace varios meses y –según explicó el directivo– está todo listo para que en alrededor de un año empiece la entrega de las primeras patentes a los 0 km. La idea es mantener el nuevo número en cero hasta que se acaben todas las opciones y en tres o cuatro años pasar al uno y así sucesivamente. “En realidad, tendríamos que empezar ya”, expresó Gallardo. También se actualizarán las patentes en circulación, pero el funcionario aseguró que “no habrá un reempadronamiento masivo”. “Se hará de manera progresiva, con el cambio de titularidad de los vehículos”, explicó. Los propietarios mantendrán, en un principio, las chapas actuales hasta que vendan el vehículo. En ese caso, junto con la documentación, se entregará al flamante dueño la nueva chapa.

Por último, también se encuentra en estudio la posibilidad de que cambie el diseño de las patentes, aunque en ese caso la migración sería mucho más complicada, en cuanto al tiempo en que deban convivir nuevas y viejas matrículas. “Se discute si se mantendrán las placas con fondo negro, que dificultan la visibilidad de las autoridades de control. Lo óptimo sería, como existe en otras partes del mundo, las de fondo blanco. Pero de eso todavía no hay nada decidido. Trataremos de que esos cambios sean ágiles”, concluyó Gallardo.

DNRPA y CP