Inhabilitan a chofer de Codao

El Juez en lo Correccional Gregor Joos declaró a Mario Luis Garrido como autor penalmente responsable del delito de Lesiones Culposas agravadas por la conducción imprudente de automotor. Lo condenó a ocho meses de prisión de ejecución condicional al tiempo que lo inhabilitó para la conducción de vehículos automotores por espacio de tres años.

El Juez en lo Correccional Gregor Joos declaró a Mario Luis Garrido como autor penalmente responsable del delito de Lesiones Culposas agravadas por la conducción imprudente de automotor. Lo condenó a ocho meses de prisión de ejecución condicional al tiempo que lo inhabilitó para la conducción de vehículos automotores por espacio de tres años.

Asimismo, según informaron desde el Poder Judicial, el Magistrado impuso al imputado -bajo apercibimiento de revocar la condicionalidad de la pena impuesta- mantener la residencia denunciada y no modificarla sin previo aviso y autorización del Tribunal, por espacio de la pena de inhabilitación impuesta.

Se dispuso además oficiar al  Municipio local lo resuelto y se requirió al condenado hacer entrega en un término de 48 horas de su carnet.

El hecho  ocurrió en fecha 19 de Octubre de 2.009 siendo las 7,40 en circunstancias en que el imputado, Mario Luis Garrido, conducía el colectivo de la línea 81, interno nro. 3 de la Empresa “Codao”,  por calle La Paz  entre Pasaje Gutierrez y Morales, en sentido cardinal Oeste a Este, transportando en la oportunidad  numerosos pasajeros entre los cuales se hallaban varios menores de edad.

No obstante advertir que otro colectivo de igual marca, de la línea nro. 81, interno nro. 2 de la misma empresa, que circulaba en el mismo sentido que el conducido por el imputado, había detenido su marcha unos metros delante de su rodado, consideró que el juez que “incumpliendo el deber de cuidado que era dable observar en la conducción del colectivo, al no mantener en todo momento el dominio del vehículo, y actuando con imprudencia al conducir el rodado a elevada velocidad al tiempo que contaba el dinero de la recaudación, obró negligentemente sin adoptar las medidas  necesarias que hubieran evitado el accidente, tales como mantener la atención y frenar a tiempo el rodado; colisionó la parte trasera del rodado del transporte público colectivo que se encontraba detenido, impactándolo con el sector frontal del rodado”.

Como consecuencia del violento impacto hubo varias víctimas con lesiones graves. T. P. de 14 años sufrió injuria meniscal grado II de Creus, lo que le generó la inutilidad para sus tareas habituales por más de un mes; A. R. G. de 15 años de edad, sufrió una tumoración nasal en la unión del tercio superior con el tercio medio, registrando como secuela una cicatriz de 0,5 cm. de diámetro, por la que debió ser intervenida quirúrgicamente, sufriendo un debilitamiento  en la función respiratoria de la nariz que la perjudica en su práctica activa de atletismo.  Las lesiones y su consecuente cirugía la incapacitaron para asistir a la escuela por más de un mes y refiere que fue el motivo por el cual perdiera el año escolar.

Así mismo, otra víctima, de 29 años de edad,  golpeó con su espalda el suelo, quedando tendida sobre la calle, boca arriba y sufrió una fractura de impactación trabecular del sacro, lo que le generó una debilitación permanente en la salud  por el dolor esporádico que le aparece en la zona.

Por su parte otros pasajeros sufrieron lesiones leves, como una pasajera  de 28 años de edad, sufrió un traumatismo en el rostro, y una lesión en la rodilla derecha, la cual le dejó como secuela una cicatriz queloide de 11 cm. de recorrido horizontal y F. D. M., de 11 años de edad, sufrió un traumatismo facial.

Bariloche2000