Cuatriciclos no deberían circular en calles

Una norma nacional los habilita sólo para “uso rural”. Municipios cordobeses aplican contradictorios criterios. Hay cada vez más.

Río Cuarto, San Francisco, Santa Rosa de Calamuchita, Villa Carlos Paz. Hasta hace 15 años, los cuatriciclos eran una rareza. Pero en los últimos años marcaron un boom de ventas que los hicieron aparecer por pueblos y ciudades cordobeses y, sobre todo, en zonas turísticas. Sin embargo, para las leyes de tránsito es como si no existieran. Como por norma nacional no son considerados vehículos urbanos, su circulación no debiera permitirse sobre calles, caminos y rutas. Sólo están habilitados para áreas y sendas rurales.

En ese marco, hay ciudades cordobesas que no los permiten, otras que adaptaron ordenanzas para hacerles lugar bajo ciertos requisitos y zonas turísticas que los dejan circular, o no ejercen controles, para no contrariar a los visitantes.

Una norma nacional vigente desde 2002 establece las “licencias de configuración de modelos” para todos los vehículos a motor autorizados a circular en Argentina. En esa lista aparecen los cuatriciclos, pero considerados como de uso rural “no aptos para vía pública”.

El argumento central radica en la seguridad que ofrecen. Y la explicación es que están diseñados para suelos sueltos.

Al inscribirlos en el Registro de la Propiedad Automotor, el dueño recibe el título de propiedad pero no tarjeta verde ni chapa patente. Sin tarjeta verde, la ley de tránsito no permite circular en vías públicas.

Desde ese punto de vista, los municipios que permiten su uso entrarían en contradicción con la norma nacional.

En Córdoba. La ley provincial de tránsito no contempla la circulación de cuatriciclos. Fuentes provinciales fueron claras: en rutas y caminos públicos, la Policía Caminera no debe permitirlos.

Los municipios en Córdoba, en tanto, son autónomos en cuanto a sus normas de tránsito, mientras no contradigan aspectos centrales de leyes nacionales o provinciales.

Una paradoja es que no está permitido su uso en la vía pública, pero al ser inscriptos en el Registro pasan a pagar la tasa a los vehículos que cobran los municipios y la Provincia.

Buena parte ni siquiera es inscripto. “No es obligatorio. Pero el riesgo es que si te lo retienen, por una infracción o lo que fuere, es complicado recuperarlo si no tenés el titulo que te da el Registro”, señala Gabriel, usuario en Río Tercero.

Sin uniformidad. En el interior, la realidad se pinta de diferentes colores.

En general, se ven muy pocos “cuatris” en áreas urbanas céntricas, aunque aparecen algunos en los barrios, menos controlados. En pequeños pueblos donde la traza urbana y rural se confunden son más visibles. Y en localidades turísticas es donde más se observan.

En Río Cuarto y Villa María no hay ordenanzas que reglamenten su uso, porque no se los da por habilitados para zonas urbanas. Ni siquiera están prohibidos, pero al no tener tarjeta verde ni patente no se les permite circular. “La mayoría de riocuartenses que han comprado cuatriciclos los utilizan en zona rural, en las sierras o dentro de barrios privados”, señaló el dueño de una concesionaria.

San Francisco y Alta Gracia dictaron ordenanzas que prohíben su circulación, basadas en la norma nacional.

En localidades como Jesús María, Colonia Caroya y Río Ceballos, entre otras, los municipios recibieron pedidos para permitir su uso en el área urbana, pero no fueron admitidos.

Otro camino adoptaron algunos municipios que reglamentaron su uso, admitiéndolos en zonas urbanas.

Un caso es Villa Dolores. Otro, Río Tercero, donde se exige que sean conducidos por mayores de 18 años, poseer título (inscripto y que abone tasa); póliza de seguro contra terceros; uso de casco; chapa patente delantera y trasera; espejos retrovisores; carné de conducir; faros y luces de giro, de freno y de patente trasera.

En ese caso, aun sin tarjeta verde, se pueden usar. “Pero deben tener el título a mano”, se aclaró.

La chapa patente no la entrega el Registro, pero en el título consta el número y se puede hacer confeccionar en forma particular.

En el campo y en las sierras

Usos. Comerciantes del rubro de San Francisco y Río Cuarto comentaron que las ventas crecieron, sobre todo, por dos usos: los productores rurales que los utilizan para movilidad interna en sus campos, y los usuarios que los destinan a recreación en sierras o playas. En zonas turísticas es frecuente que estén conducidos por menores.

Accidentes. Semanas atrás, en Suardi (departamento Marcos Juárez) un joven murió al chocar el cuatriciclo que manejaba con una camioneta, en el cruce de una ruta provincial con un camino rural. Hace unos meses, en la zona urbana de Cruz del Eje, un niño de 8 años que manejaba un “cuatri” resultó con graves lesiones tras un choque.

La Vaz ciudadano