Audi adelanta los pormenores de su nueva tecnología de iluminación OLED

Audi ha adelantado los pormenores de lo que será su nueva tecnología de iluminación OLED, consistente en unos diodos orgánicos emisores de luz para el desarrollo de nuevas funciones de iluminación interior y exterior.

Según informó el fabricante de los cuatro aros, se necesitarán varios años para la introducción de la tecnología OLED como producción en serie, pues en su nivel actual de desarrollo, los nuevos diodos únicamente soportan corrientes de baja intensidad y el rango de temperatura aceptable para su buen funcionamiento culmina a unos 80 grados Celsius.

Los grupos ópticos con tecnología OLED, siglas en inglés de diodo orgánico emisor de luz, harán su aparición como luces traseras en un futuro relativamente cercano, pero, para las luces de freno, que tienen que ser unas cinco veces más brillantes, tendrán que pasar unos cuantos años más.

La marca alemana anticipa su utilización como luz diurna y luces laterales, si bien el principal objetivo son los OLED tridimensionales.

Los diodos orgánicos consisten en cristales formados por polímeros orgánicos que presentan las propiedades de los semiconductores.

Con el espesor de unos milímetros, el material empleado que, de partida es pastoso, ocupa el espacio entre un ánodo y un cátodo, ambos con un recubrimiento que conduce la electricidad.

Dos placas de vidrio con una superficie plana pulida encierran el conjunto y lo hacen estanco al agua y al aire, y el compuesto resultante, de poco más de un milímetro de espesor, se acopla en un marco de metal.

Con la aplicación de un bajo voltaje, la superficie se ilumina debido a la emisión de fotones en el campo eléctrico y cuanto más delgada sea la capa, mayor es su brillo.

Aparte de que se pueden utilizar distintos polímeros para conseguir variedad de colores, los OLED pueden colocarse uno detrás del otro para conseguir efectos de colores mixtos, ya que son transparentes.

Stephan Berlitz, jefe de Innovaciones en Iluminación y Electrónica de Audi, explica que “las superficies OLED son en sí mismas fuentes de luz. Pesan poco, se encienden muy rápidamente, generan una cantidad de calor muy pequeña, tienen una duración de varias decenas de miles de horas y no consumen más energía que los diodos emisores de luz”.

La tecnología “swarm OLED”, la tercera que se exhibe en el “túnel de la luz” es otro escenario más de futuro, y en ella la parte trasera del vehículo se transforma en una superficie iluminada con innumerables puntos de luz parpadeante que se mueven como lo haría un banco de peces, siguiendo los movimientos del vehículo.

De este modo, si el conductor gira a la derecha, los puntos de luz se mueven en esa dirección; cuando el conductor frena lo hacen hacia delante; y cuanto más rápido se conduce, más intensos son los movimientos de los puntos de luz.

La tecnología “swarm” utiliza los OLED en forma de pantalla con una matriz formada por un gran número de píxeles que pueden activarse por separado.

© 2012 PortalAutomotriz.com