Muertes por accidentes de tránsito son las más bajas en 13 años por ley de tolerancia cero

Informe de Conaset indica que entre enero y marzo de este año, 352 personas perdieron la vida en siniestros viales.

Las cifras más bajas de muertes por accidentes de tránsito en 13 años se contabilizan en el primer trimestre de este año.

Según el informe trimestral de accidentes elaborado por la Comisión Nacional de Seguridad del Tránsito (Conaset), entre enero y marzo de 2012 perdieron la vida 352 personas, 18% menos de las 428 del año pasado. La cifra es, además, la menor desde 1999.

Según explica el ministro de Transportes, Pedro Pablo Errázuriz, “ha habido un proceso de mejoramiento continuo que se ha acelerado en el último año, debido al efecto de la ley de alcohol, la ley de tolerancia cero se aprobó en enero y se promulgó en marzo. En febrero y marzo se produjo una reducción muy grande por la ley de tolerancia cero en el alcohol”.

Con ese diagnóstico coincide Milton Bertín, experto en Seguridad Vial de la UC. Según su análisis, la disminución se explica por la entrada en vigencia de la ley de tolerancia cero, que endureció las sanciones a los infractores. “Es un número que se esperaba, porque entró fuerte el tema del alcohol y la tolerancia cero. Es el factor principal de los accidentes de tránsito y, por lo tanto, de los fallecidos. Este año se implementó la medida más eficiente en términos de la conducción. Los conductores bajo la influencia del alcohol disminuyen, y así también la tasa de accidentes asociados a esa conducta”, explica.

Agrega que para mantener la tendencia, el gobierno debe reforzar la fiscalización. “Las cifras pueden ser la muestra de una sobrerreacción inicial. La mantención en el largo plazo pasa por un nivel de control persistente en las calles, que actúe como un disuasivo”.

Para el académico de la UC Pedro Gazmuri, “es una baja consistente muy importante, y responde a que el tema de accidentes ha estado más presente en los medios y a que la fiscalización del alcohol ha generado la sensación de que están controlando otros aspectos más”, opina.

Alcohol y jóvenes

Además de los muertos, los accidentes también experimentaron una leve reducción en un año: de los 14.686 de 2010, se bajó a 14.282 siniestros en el trimestre pasado.

Las mayores reducciones se acentúan en los conductores más jóvenes, por causas relacionadas con el consumo de alcohol.

Según las cifras, durante el primer trimestre de este año hubo sólo 10 jóvenes, de entre 17 y 30 años, que fallecieron por accidentes vinculados a la conducción bajo estado de ebriedad o influencia del alcohol. La cifra es 71% más baja de los 34 que se registraron en igual período de 2011.

La secretaria ejecutiva de Conaset, María Francisca Yáñez, explica que se ha generado un cambio cultural, debido a la ley de tolerancia cero con la conducción habiendo consumido alcohol, lo que explica la tendencia a la baja. Primero, con las campañas que le antecedieron y, luego, con su promulgación, el 9 de marzo. “Lo interesante es que también bajaron los accidentes de peatones relacionados con el consumo de alcohol. Además, antes de la ley, de 100 personas fiscalizadas, 22 eran encontradas bajo estado de ebriedad. Ahora ese número bajó a cuatro, lo que muestra un cambio”.

Las disminuciones se enmarcan en la estrategia de Seguridad Vial lanzada por el gobierno en 2010: la meta del Ministerio de Transportes es que hacia 2014 se produzca una reducción de 20% en los accidentes y muertes asociados a siniestros viales.

Con ese objetivo, además de la ley que endureció las sanciones a los conductores ebrios, el Ejecutivo elabora nuevas iniciativas legales.

Entre ellas, se alista un proyecto de ley para reimplementar los fotorradares. “Estamos trabajando también en la licencia de conducir, para que se dé a quienes realmente estén preparados para manejar”, agrega el ministro Errázuriz.

Paralelamente, el gobierno enviará durante el segundo semestre de este año un proyecto para crear un Centro de Tratamiento de Infracciones que agilizará el control a los automovilistas y el cobro de los partes que se cursen.

La Tercera