En 45 minutos se detectaron 375 motociclistas sin casco

El accidente fatal de una nena que iba en moto encendió nuevamente la luz roja sobre los menores a bordo, la falta de casco y las avenidas transitadas. Pocos padres llevan protección cuando buscan a los chicos en la escuela.

La muerte de una nena de 9 años, que circulaba en moto junto a su padre por Blas Parera y Gorostiaga, conjuga varias problemáticas harto conocidas: el riesgo de no llevar casco, los menores a bordo y la peligrosidad del tránsito por Blas Parera.

Ayer, la moto chocó una camioneta, perdió la estabilidad y sus ocupantes cayeron pesadamente sobre el pavimento. Esto le costó la vida a la niña y le provocó traumatismos de cráneo y hombro al hombre de 44 años, que se encuentra en el Cullen con estado reservado.

Por ser un medio económico, ágil y veloz, el uso de motovehículos se expandió considerablemente. A la hora de elegirlos, priman los beneficios por sobre la seguridad.

Sin casco, sin detenerse en los semáforos y hasta en contramano. Así circulan algunos motociclistas, sobretodo en el norte de la ciudad, donde impera el “todo vale”.

En una recorrida por las principales avenidas del norte, El Litoral detectó que los motociclistas son los principales protagonistas de las infracciones de tránsito. Con sus conductas atrevidas, ponen en riesgo su vida, la de sus acompañantes y la de los transeúntes. Circular sin casco es la regla: en 45 minutos, en cinco puntos, se contabilizaron 375 motociclistas sin protección.

En Blas Parera y Gorriti, en sólo 10 minutos, se detectaron 92 motociclistas sin casco. Un poco más al norte, en el cruce de Blas Parera y Teniente Loza, en cinco minutos pasaron 45 motociclistas sin casco. En Las Flores, se contaron 107, en Castelli y Gobernador Freyre, 67 y en Aristóbulo del Valle y Padre Genesio, 64. En la mayoría de los casos circulaban más de dos personas en el vehículo, a veces dos adultos y dos niños o un adulto con tres chicos.

En términos generales se observó que de seis motociclistas, sólo uno lleva casco. Sin embargo, el municipio asegura que desde 2007 se incrementó el uso del casco de un escaso 5 % al 70 % de los conductores.

Dos situaciones resultan paradigmáticas de la falta de seguridad vial en el norte santafesino: a las 12 del mediodía 54 motos aguardaban en la puerta de la escuela Malvinas Argentinas (barrio Las Flores) la salida de los chicos. Ninguno de los padres llevaba casco. A cada vehículo se subieron dos niños, como mínimo. Esta escena se repitió a las 17.30 en la puerta del colegio Don Bosco, donde de los 36 padres que esperaban con sus motos, ninguno tenía protección. De todas formas, el secretario de Control municipal, Ramiro Dall’Aglio, asegura que se realizan operativos especiales en las escuelas de la zona.

Desde 2008, circular sin casco es la segunda infracción más detectada por la Municipalidad: en 2008 se labraron 31.094 multas, en 2009 fueron 35.846, en 2010, 18.254, y en 2011, 12.767. Además, el año pasado se hicieron 144 multas por llevar menores de 12 años en moto.

En rojo y a contramano

Si bien la ausencia de casco lidera el ranking de infracciones por varios cuerpos de ventaja, otra de las faltas más frecuentes de los motociclistas es violar la luz roja. En 10 minutos, en Blas Parera y Gorriti -ambas avenidas de doble mano y altamente transitadas- dos motos cruzaron en rojo. Esta infracción es mucho más frecuente en el semáforo de Castelli y Gobernador Freyre (de doble mano), donde en 10 minutos, 15 motos no respetaron la luz roja.

En Aristóbulo del Valle y Padre Genesio, dos motos y una camioneta violaron el semáforo. En Regimiento 12 de Infantería al 4400, otras dos motos hicieron lo mismo, mientras que en Blas Parera y Teniente Loza fueron tres las que no respetaron el semáforo. Además, cuando oscurece es común verlos transitar sin luces.

Las motos se escabullen por todas partes -a veces a altas velocidades- y no suelen respetar el sentido de circulación de las calles. Por Blas Parera y Teniente Loza, dos motos esquivaban en contramano los camiones de gran porte. Lo mismo sucedió en Castelli al 3400, donde dos motociclistas desafiaban al intenso tránsito en sentido contrario, apresurados por llegar a su cita mortal.

“En Blas Parera vale todo”

Mónica Ritacca

mritacca@ellitoral.com

El accidente donde ayer perdió la vida una nena de 9 años, en Blas Parera y Gorostiaga, causó conmoción en la sociedad. Fue uno de los temas del día. Sin embargo, esta mañana en el lugar era como si no hubiese pasado nada: a menos de 24 horas de acontecido el hecho, El Litoral observó decenas de motociclistas sin casco transportando menores, sin ninguna medida de seguridad y a alta velocidad. También evidenció imprudencias protagonizadas por autos y camiones, vinculadas con sobrepasos peligrosos, y por peatones.

Los vecinos y comerciantes de la zona advirtieron a El Litoral que el fatal accidente de la víspera podría ocurrir todos los días. Es que “en Blas Parera vale todo” y, además, “es una avenida en pésimas condiciones”. Todos coincidieron en consignar al tramo que va desde Gorostiaga hasta Teniente Loza como el más peligroso de transitar.

También criticaron la existencia de la rotonda que está a la altura de calle Gorostiaga -a metros del hipódromo y del Jockey Club-, porque “muchos conductores la circulan como si estarían corriendo el TC 2000”. “Esa rotonda es un peligro, pero lo peor es que los semáforos que se colocaron hace tiempo nunca funcionaron”, manifestó Alicia Machelett, una vecina que vive en la zona hace 15 años y recuerda que cuando no existía esa rotonda “transitar por Blas Parera a esa altura era otra cosa”.

El Litoral.com