Algunas claves para entender el delito más sangriento: el robo de autos

Es la principal causa de asesinatos en lo que va de este año, porque los ladrones necesitan que el conductor esté en el vehículo para poder llevárselo. En el mercado hay un auge de repuestos robados

La sustracción de coches se ha convertido en los últimos tiempos en el delito más sangriento, y en lo que va de este año ya es la principal causa de crímenes de civiles y hasta de policías, que murieron al intentar evitar que les sacaran el vehículo. Pero el fenómeno no es casual, sino que tiene causas claras.

La primera de ellas es que los adelantos técnicos de los autos hacen que para arrancarlos sea indispensable tener la llave, y por eso los delincuentes necesitan que el dueño esté a bordo para poder robarlo. Esto genera más situaciones de riesgo, porque los conductores sorprendidos y los asaltantes con las armas en la mano son un cóctel letal.

En paralelo al crecimiento del grado de violencia, el robo de coches pasó a ser un negocio cada vez más redituable. Las razones: el parque automotor creció mucho y los lugares donde se venden repuestos no tanto; las trabas a las importaciones complican conseguir legalmente las piezas extranjeras; y además, ante esa falta el valor de las autopartes en el mercado negro sube.

Pero sin dudas existen cinco aspectos que ayudan a comprender por qué la sustracción de autos es el delito más sangriento en la actualidad en Argentina.

Uno de ellos son las llaves codificadas, ya que gracias al avance de la tecnología la mayor parte de los coches nuevos sólo se pueden encender con la llave original, que es codificada. “Si bien ahora es imposible que roben un auto con llave codificada que esté estacionado en la calle, esto hizo que el robo de los vehículos sea más violento, ya que los asaltantes salen a interceptar al conductor para poder robarlo. Y la causa por la que se producen más homicidios son esos encuentros entre ladrones y víctimas”, aseguró un hombre de la Policía Federal en diálogo con el diario Clarín.

Los autos más sustraídos del mercado son el Volkswagen Gol, el Peugeot 206 y el Fiat Duna. Según el Centro de Experimentación y Seguridad Vial (Cesvi), una de las razones por las que estos vehículos son los que más se roban es que muchos no traen llaves codificadas. “Además, en el caso del Gol, es porque hace 10 años que es líder en ventas: hay muchos en la calle y por eso sus repuestos tienen mucha demanda”, aseguraron desde la mencionada institución.

Infobae