Otra ves la fabrica de remolques “ACOPLAR”

A partir del 01-12-2.002, en la república Argentina se reglamento la Licencia para la Configuración de Modelo, normativa que exige como medio de identificación de los automotores (Art. 5 Ley 6.582), ajustarse a lo connotado a la ISO 3.779, y los remolque no escapan al alcance de esta reglamentación.

Por: Fabricio Abasto*

Procedimiento para la obtención de la LCM:

Procedimiento para la obtención de la LCM

  http://www.inti.gov.ar/lcm/pdf/procedimientoLCM_Rev000.pdf

  Para la obtención de la Licencia para la Configuración de Modelo, dentro de los procedimientos que rigurosamente se deben cumplir se encuentra la identificación del vehículo con su código VIN, ajustándose a la ISO 3.779.

Este consta de diecisiete dígitos con su respectiva lectura. Pero tal parece el caso que hay empresas fabricante de remolques como ACOPLAR,  que no han acusado recibo de dicha normativa, y algunas otras que a lo largo de este opúsculo las tratare.

Titulo automotor donde consta: Dominio, año de fabricación y número de chasis

El titulo de la propiedad automotor que observamos ut-supra, muestra el dominio, año de fabricación, tipo y numero de chasis (24556), donde este ni siquiera posee la cantidad de dígitos respecto a la ISO 3.779; hecho que se viene advirtiendo desde el año fenecido:

 https://cidepasoc.wordpress.com/2011/06/30/esta-ves-acoplar/ .

Esta irregularidad viene aparejada a la falta de coordinación del área ingenieril con la administrativa, ya que los remolques ACOPLAR, vienen estampados con la codificación VIN y una secuencia de registro interno de la empresa, que es la que se imprimió en los certificados de fabricación, solicitudes tipo 01 y factura de compra.

El acoplado en cuestión y el estampado del VIN

El acoplado en cuestión y el estampado de secuencia interna para control de fábrica que consta en el titulo automotor

Excelente ha sido la observación del perito verificador quien constato en la solicitud tipo 12, tal desatino, que a mi saber y entender no fue impericia, visto que el código VIN se encuentra estampado; tampoco ignorancia, puesto que al 8vo. día de publicada la ley en el boletín oficial se presume conocida, máxime teniendo en cuenta que es de injerencia directa  en la identificación de remolques; sí, le cabe como anillo al dedo la negligencia, que hoy día padece el usuario, que no puede transferir su vehículo que ha comprado lícitamente, no pudiendo echarlo a rodar en la vía publica, por cuanto menos los organismos de seguridad se lo secuestraria por no dar cumplimiento a una norma legal, pena estipulada en el art. 57 de la ley 10.703 de la provincia de Santa Fe. “La negligencia no exime la falta”.

Solicitud tipo 12 – Verificación física del acoplado en cuestión

Pero para no cargar con toda la responsabilidad a la empresa, que de hecho la tiene, también es parte del contralor de los certificados de fabricación y sus respectivas LCM, los titulares de los registros Seccionales dependientes de la Dirección Nacional de los Registros Seccionales de la Propiedad Automotor y Créditos Prendarios, que no ha observado esta situación y redundo en lo mismo, por negligencia, impericia o ignorancia de la normativa aplicable a estos casos.

Disposición DN 758/2002: http://issuu.com/fabasto/docs/disposici_n_n__758-2002

Esto sucede por la potestad que le otorga la normativa a los comerciantes habitualitas de verificar las unidades que se van a inscribir inicialmente y no poseer un individuo versado en la materia, y el error se puede acarrear durante años como hemos visto en el desarrollo de este articulo, ocho años, hasta que un idóneo que interpreta la normativa, el desarrollo técnico –  científico que infiere la LCM, pone fin a esta cadena de yerros. Ahora comienza para el poseedor del acoplado la larga espera de una resolución de DNRPA y CP, respecto a la rectificación de datos de su acoplado, a sabiendas los señores representantes de la empresa que son mas de mil unidades en estas condiciones, pero van emparchando a medida que se abren baches, porque no quieren acarrear con el costo del tramite administrativo, el costo de eventuales juicios, y hasta la perdida por sanción de la LCM.

SUGERENCIA:

Señores empresarios dedicados a la fabricación de remolques, es de mi escaso agrado dirigirme a ustedes, ya que han transgredido innumerables parámetros legales, les voy a ahorrar el trabajo para el cual ustedes le están pagando a quien no cumple con su responsabilidad, generándonos a los que nos dedicamos a la prevención del delito automotor una hecatombe en la seguridad jurídica de estos, desde ya muchas gracias.

Y si por si acaso, quieren replantearse sus desatinos, le sugiero que podrían ajustarse a derecho con respecto al estampado del VIN, sobre el alma del riel derecho visto desde atrás, en lugar visible y de la siguiente forma:

Lectura VIN en remolques:

Sugerencia: Lectura VIN Remolques

O, CONTRATEN UN PERITO VERIFICADOR Y EN REVENIDO QUÍMICO, QUE EN DEFINITIVA ES MAS ECONÓMICO QUE AFRONTAR LOS GASTOS QUE GENERA ESTOS DESPROPÓSITOS…

Las otras empresas.

Rapidito no más:

FANGIO: No grava el VIN  en el chasis, solo en placas que son removibles, cuanto menos una desprolijidad.

Grava en el chasis el modelo y no el VIN

GONELLA: Grava el VIN en la pata de apoyo de los cisternas, cuando esta pieza es removible y de yapa identifica a sus unidades cuyo año de fabricación es 2.010 con el dígito “0”, cuando la normativa no se lo permite y para completarla el registro lo inscribió tal cual.

Grava en la pata de apoyo que es un repuesto erradicable

Cedula de identificación del automotor, el decimo digíto es “0” – La responsabilidad de los registros

HEIL: Los reyes de cometer irregularidades, estampan el VIN en lo que en la jerga delictual se conoce como ventana, delito tipificado en el art. 289 inc. 3ro. del Código Penal Argentino, pero eso no es todo, emulando a GONELLA, también identifican con el dígito “0” el año de fabricación a sus unidades 2.010.

Grava sobre el falso chasis que es una “ventana” de fabrica – Se podria gravar unos centimetros mas abajo en el alma del riel

ME QUEDE… ” SIN PALABRAS”…

* Presidente de la A.Per.V.Re.Q.