Chile: Mueren seis personas en un accidente de tránsito en la ciudad de Santiago.

En otro accidente en Jarabacoa mueren tres personas tras caer por un precipicio, entre ellos un sacerdote.
Sepultan a los fallecidos que murieron calcinados 

Santiago.- Escenas desgarradoras de dolor prevalecieron ayer en el sepelio de seis personas, incluida una niña de cuatro años, que murieron calcinados al incendiarse el vehículo que ocupaban tras chocar con un poste del tendido eléctrico en la calle Hugo Eduardo Polanco, esquina José Patiño Martínez del sector de Villa Olga, de Santiago.

Los restos de la niña Mía de los Ángeles Pérez y de su abuela Romelinda Espinal, de 60, fueron velados en la funeraria Blandino de Santiago y luego sepultados en el Cementerio del Ingenio de aquí.

En tanto, que los cadáveres de los esposos Víctor y Carmen Rossi, de 72 y 74 años; y Elba Espinal, de 63, fueron velados y enterrados en el distrito municipal de Pueblo Nuevo, de Mao, y el de Doris Espinal, de 40, que trabajaba como doméstica en la casa de Romelinda, fue trasladado a Cotuí de donde era oriunda y ayer se le dio cristiana sepultura.

El subdirector nacional de la Defensa Civil con asiento en Santiago, Francisco Arias, dijo que los primeros resultados de las investigaciones que han realizado los técnicos de los Bomberos, de la Policía y de ese organismo arrojan que el accidente fue provocado por un asunto mecánico del vehículo.

Arias significó que el carro Honda Cura Lenger color negro placa A011891, conducido por Romelinda Espinal se le quedó acelerado y que sumado a que tenía poco freno, se estrelló.

TRAGEDIA CONSTERNA
Arias manifestó que el carro modelo 93 no tenía sistema de gas, pero que al impactar contra el poste, al caerle encima el cable y sufrir daños el tanque de gasolina, provocó que se siniestrara.

A su entender, los bomberos llegaron a tiempo, pero que no podían hacer nada hasta que el circuito no fuera desactivado, porque el agua expande la electricidad en vez de controlarla. Armando Espinal, hermano de la mujer que conducía el auto, dijo que el grupo se dirigía a Cotuí donde residía Doris, la trabajadora de la casa.

En otro accidente en Jarabacoa mueren tres personas tras caer por un precipicio, entre ellos un sacerdote.

Un dia despues de haber sido ordenado sacerdote, Víctor Antonio Martínez Cabrera, de 29 años de edad, murió ayer al precipitarse el vehículo en que viajaba por una pendiente de la carretera que enlaza Jarabacoa con La Vega.

El joven sacerdote viajaba a su natal Puerto Plata con familiares y amigos a oficiar su primera misa.

En el accidente, ocurrido en el paraje El Puerto, próximo al Santuario de la Virgencita, también murieron Petra Jiménez, tía del sacerdote, y su esposo Manuel Jerez, ambos de 56 años.

Además resultaron heridas Anny Patricia Jerez, de 27 años, hija de la pareja, y la mexicana Verónica Núñez Acero, de 22. Están recluidas en el hospital Doctor Luis Morillo King, de La Vega.

El grupo viajaba en una yipeta Mitsubishi, conducida por Jerez, quien perdió el control del vehículo en la pronunciada pendiente y se deslizó por el precipicio hasta llegar al final, próximo al río Camú.

El accidente ocurrió a las 8:40 de la mañana de ayer. Agentes de la Amet y una brigada del Cuerpo de Bomberos de La Vega acudieron al lugar luego de recibir una llamada telefónica que daba cuenta del accidente. El vehículo quedó totalmente destruido.

Misa de cuerpo presente. Ayer fue oficiada una misa de cuerpo presente en la parroquia La Altagracia, de Puerto Plata, presidida por el obispo Julio César Corniel. El cadáver del joven sacerdote será sepultado hoy a las 11:00 de mañana, dentro del templo.

Martínez Cabrera pertenecía a los misioneros Salesianos de Don Bosco y había recibido la consagración en la parroquia María Auxiliadora, de La Vega, de manos del obispo Corniel.

La tragedia ha embargado en profundo dolor a toda la familia salesiana que el sábado celebró con alegría la ordenación sacerdotal.

El reverendo padre Víctor Pichardo, inspector de los salesianos, comunicó la noticia a los jóvenes de todas las casas salesianas que este domingo se encontraban en la eucaristía de conclusión del Campamento Felices con Don Bosco y habían sido testigos de la ordenación el día anterior.

RD Noticias