Buenos Aires: Cayó banda que robaba autos

Seis hombres fueron detenidos luego de la Policía allanara dos viviendas; fueron acusados de integrar una agrupación delictiva que sustraía vehículos en el sur del Conurbano 

La Policía desbarató una banda integrada por seis personas que se dedicaba al robo a automóviles y que posteriormente tenían dos destinos:  ser vendidas sus autopartes por separado para tener un rédito aún mayor o también eran reparados y vendidos a remiserías clandestinas.Las capturas fueron realizadas por personal policial de la Planta Verificadora de Quilmes, quien logró reunir información precisa sobre el accionar de una banda delictiva integrada por dos núcleos: el primero compuesto por tres hombres (apodados tati; cuca y chino), quienes se dedicarían al robo de autos a mano armada en la vía pública, utilizando llaves falsas o ganzúas y que operaban principalmente en el sur del Gran Buenos Aires.El núcleo restante de la banda estaba integrado por al menos cuatro hombres, que se hacían llamar los gonzalitos. Ellos se abocaban a adulterar las numeraciones de los vehículos para luego a venderlos a precios accesibles a remiserías clandestinas de las zonas y en otros casos eran desguazados para vender las autopartes por separado, también a un precio mucho más bajo que el oficial.La investigación (iniciada por la Unidad Funcional Nº 12 del Departamento Judicial Quilmes, a cargo del doctor Gastón Zivec), derivó en que la primer facción de la banda utilizaba como centro de operaciones una vivienda ubicada en Florencio Varela, mientras que habría un segundo domicilio cercano que era utilizado como taller, donde se adulteraban las numeraciones y se desguazaban los automóviles.Testimonios recabados durante las tareas de inteligencia demostraron que el segundo grupo de la banda, conocida en la zona como los gonzalitos, se dedicaba mayormente a la venta d e las piezas por separados bajo la modalidad delivery.Luego de recolectar más pruebas (tales como filmaciones y material fotográfico) se solicitó las órdenes de allanamiento necesarias para ambos lugares.

Los allanamientos

Los procedimientos fueron concretados durante las primeras horas de ayer, donde fueron secuestrados una gran cantidad de autopartes; vehículos completos; herramientas de corte; armas de fuego y municiones.En el primero de los allanamientos se incautó: un auto Volkswagen Senda con chasis adulterado; un Fiat Uno totalmente desguazado; siete motocicletas Zanella de 110 centímetros cúbicos con chasis y motor adulterado; un revólver calibre 32 con seis proyectiles intactos en el tambor; una caja con 45 cartuchos calibre 32; 304 autopartes (entre las que se encontraba puertas; capot; guardabarros; paragolpes; ópticas; ruedas; espejos; burros de arranque y alternadores) y varias herramientas de corte (mazas; cortafierros; barretas; tijeras mecánicas y destornilladores).El segundo procedimiento también se encontró una gran cantidad de elementos similares, tales como: un auto Fiat Siena gris con pedido de secuestro activo por robo; un auto Ford Escort GL azul con motor adulterado y un Fiat Uno blanco con chasis adulterado; herramientas de corte (amoladoras; hachas; llaves de fuerza; agujereadoras y soldadoras).

Ariel Skalla: “parte de los autos robados eran utilizados en las villas como remís”

El titular de la Planta Verificadora de Automotores Quilmes, el subcomisario Ariel Andrés Skalla, dialogó con EL SOL al respecto del hecho, manifestando: “a raíz de información obtenida y de la intervención de la Fiscalía 12, en donde investigamos una organización delictual que operaba básicamente en Quilmes, Varela y Berazategui en dos células, porque una de ellas se encargaba de la sustracción de los vehículos, que eran de mediano porte, no eran de alta gama, ya que estos tienen un sistema simple de ignición, lo cual hacía fácil levantarlos, utilizando una llave falsa o una ganzúa. Después eran adulterados y vendidos en remiserías de zonas marginales y en otros casos eran desguazados para la venta de las autopartes”.Sobre el tiempo en que la banda operó en las zonas mencionadas, Skalla señaló:”la investigación comenzó hace dos meses así que especulamos que ese tiempo sería la duración de las operaciones  de esta banda. Tras los allanamientos , secuestramos cerca de cinco autos adulterados y parcialmente desguazados; autopartes; armas de fuego y elementos de corte, que eran los utilizados para desarmar los autos”.Con respecto a los autos que eran destinados a remiserías clandestinas, el titular de la Planta Verificadora declaró: “los autos también eran vendidos a remiserías marginales. Los autos eran vendidos a un precio muy bajo con respecto al original a remiserías que no tenían ni siquiera la habilitación municipal correspondiente. Una vez vendidos eran utilizados para el transporte de pasajeros muchas veces en villas de emergencia. Durante la investigación fueron detectadas las remiserías para incautar una parte de los autos”.Finalmente, con respecto a si los detenidos representan la totalidad de la banda, Skalla sentenció: “creemos que con los seis detenidos desarticulamos por completo la banda”.

Diario ELSOL