Juicio de Peritos: Fallo de Corte Suprema, resarcimiento por impericia del verificador

Señala que “…al proceder a la verificación ante la Oficina de Verificación Vehicular –sita en Av. Colón y Pueyrredón de esta ciudad-,  por  una  apuntada  anomalía  que presentaría la numeración impresa en el motor de dicha unidad, se procedió al secuestro de la pick up de manos de su reciente adquirente Sr. Walter Lapido…”, siendo que “…De inmediato se dió inicio a las actuaciones caratuladas ‘BENITEZ Walter Ariel s/Infracción al art.289 C.P.’, IPP Nº 12-00-005199/11, radicada ante la UFI N° 7 de este Departamento Judicial de Pergamino, notificándoseme mi calidad de imputado por tal presunto hecho delictual.

Por Fabricio Abasto*

fabricioDebo confesar que en este país comvulsionado por las dudas que generan los estrados de juzgamiento, reconozco, y esto no debería ser notorio, pero sí de hacer notar que existe la justicia. La Dra. Ghiotti (Fiscal) y el Dr. Ayestaran (Juez de Garantias), supieron entender con amplio criterio en la sana lógica, que habeces criticamos sanamente; la impericia del impresentable ecargado de la Planta Verificadora de la ciudad de Pergamino el Tte. 1° Lazaro Yaryura, que con falta de argumentos técnicos y cientificos, se puso a discutir la cuadratura de la circunsferencia, o el repulgue de la empanada; queriendo vanamente descalificar mí experticia.

Hago una especial mención al Perito Pablo Mendez, que con criterio cientifico, aún siendo de la misma institución que Yaryura, cuestión que en ocaciones le juega en contra de un foráneo; éste supo con todo profesionalismo dictaminar lo correcto.

No podemos, como comunidad, permitir que leguleyos como Yaryura sigan soberviamente jodiendole la vida a los adquirentes lícito de automotores, esto acontece ante el mito de que no había quíen le vaya a la contraria al perito verificador, hoy, en el marco del principío de oportunidad, los verificadores, y me incluyo, encontramos la horma de nuestros zapatos (aforismo); y celebro que así sea.

*Presidente CIDePA

La propia Fiscalía pudo corroborar, a través de oficio de fs. 80/81, que General Motors Argentina importaba la Chevrolet S- 10 año 1997 desde Brasil y que traían sus números de motor y de chasis grabados en el block. (..) No obstante la meticulosidad y sustento científico que emanaba del informe presentado por el perito Fabricio J. Abasto, el titular de la planta verificadora Pergamino no solo se limitó a cuestionar los títulos o antecedentes del perito de parte, sino que siguió persistiendo en la existencia de una maniobra ilícita en la numeración del motor y así sostuvo (a fs.85vta. causa penal) ‘Conclusión  se determina que el motor presenta una manipulación que resta originalidad por una maniobra ilícita sobre la identificación registral y soporte de estampe, que hace que dicho motor no se encuentre en condiciones de incorporarse al parque automotor actual….’- Y vuelve a exponer sus títulos y supuesta experiencia en la materia, sin que ello haya sido requerido por la Fiscalía interviniente….”; y agrega que “…Una vez más, la actitud del encargado de la planta verificadora local, sosteniendo la existencia de una anomalía o irregularidad producto de una maniobra delictiva (según  sus propios  dichos), prolongó  la  indisponibilidad  de  la  unidad automotor, iniciada en fecha 28 de septiembre de 2011 y mantuvo la situación de imputado al suscripto, quien proseguía vinculado a la mencionada causa penal y con el automotor secuestrado…” (los destacados pertenecen al original).

Aduna que “…Ello obligó a la Sra. Fiscal (a) derivar la causa a la Dirección de Prevención de delitos contra la Propiedad Automotor (fs.86). A raíz de ello, el perito verificador Pablo Alberto Méndez concluyó ‘…Por todos los fundamentos vertidos, se puede dictaminar que en base a los informes y conclusiones de las pericias obrantes en autos, que no existirían indicios de la existencia de maniobra ilícita respecto de la numeración del motor del vehículo secuestrado…’…”, y sostiene que “…Para arribar a tal conclusión este nuevo experto designado en autos tuvo en cuenta la misma circunstancia que, meses atrás, el perito de parte Fabricio Abasto había expuesto, esto es que ‘…Efectivamente los motores marca Maxxion cuyo origen es decir, su fabricación, resultan ser llevados a cabo en la República Federativa de Brasil, poseen en este tipo de modelo, entiéndase en las camionetas marca Chevrolet modelo S 10, con año de fabricación correspondiente al año 1997, el acuñado del motor efectuado en forma manual o comúnmente llamado a mano alzada…’…” (los destacados pertenecen al original).

Concluye afirmando que “…Frente a la contundencia y conformidad de ambas experticias, ajenas al ámbito de la Planta de Verificación vehicular de esta ciudad, es que la Sra. Fiscal, atento que ‘no existirían indicios de maniobra delictiva respecto de dicha numeración’ (textual), dispuso el archivo de la causa penal.- Ello en fecha 21 de septiembre de 2012.- Y el Sr. Juez de Garantías resolvió la entrega de la unidad secuestrada al suscripto, fechando tal resolución el día 01 de octubre de 2012.- Es decir, exactamente un año después que la justicia procediera al secuestro de dicha unidad de mi propiedad…” (el subrayado pertenece al original).

Descarga el Fallo Completo

 fallobenitez