Convocatoria: Aduana necesita Peritos verificadores…

 

Lejos de ser una convocatoria de trabajo, es una aseveración por los desatinos que generan los operadores del ente cooperador de la DNRPA, la frase debería culminar… “URGENTE”.

Por Fabricio Abasto*

Entre tantas irregularidades expuestas en nuestro portal; Aduana suma una más, y no es un dato menor.

En 2.010 ingresaron al país de la planta motriz de Honda Motors con asiento en Indiana EE.UU., el modelo CR-V, con una serie de dificultades normativa, entre la que podemos citar, la falta de grabado del VIS en cristales, luneta y parabrisas; como así también en los sticker de seguridad, implementos tipificados en el art. 33 inc. d del decreto 779/95.

Sin haber resuelto el conflicto de fondo, en el año en curso con la inscripción inicial de las mismas profundizaron los yerros. Sabido es que EE.UU. considera la planta motriz de los automotores como pieza de recambio, por ende sú normativa no exige la identificación del mismo, pero cuando las empresas fabrican automotores que van a ser ingresados a países latinoamericanos del continente, saben que las normativas respectivas a estos países exige su identificación, por lo tanto vienen con la numeración de fábrica que posee rasgos morfológicos particulares para evitar su adulteración. Ahora bien, la pregunta es: ¿Por qué se le asigna la codificación RPA, cuando este ya posee identificación?.. Lo cierto es que para los peritos nos resulta complejo lidiar con estos desatinos, visto que la codificación RPA no posee un estándar conforme a las normas ISO 3779, y el ente contralor (DNRPA), todavía no lo ha podido regularizar; exige a los fabricantes que cumplan con dicha normativa para la obtención de la Licencia para la Configuración de Modelo (LCM), pero no asigna RPA que encuadre en la normativa mencionada, una suerte de “Hace lo que digo, pero no lo que hago”; en fin… Cualquiera que cuente con la capacidad económica de comprar cuños podrá grabar el RPA, entonces los vicios de originalidad quedan al imaginario colectivo; lo desastroso es que la supresión de la identificación del motor que trajo de fábrica no constituye delito, atento que el Código Penal Argentino, en su art. 289 inc. 3ro. Tipifica la acción antijurídica: “Supresión de la numeración de un objeto registrada de acuerdo con la ley”, en este caso lo que se encuentra registrado es el RPA, que se puede grabar en otra planta motriz si es que se rompe la que posee dicha Honda CR-V, sin tener certeza si fue el primero. Algunos podrían puntualizar, hacerle pericia de revenido químico a la zona erradicada, pero si en la zona de maclaje no que da acumulación de moléculas, difícilmente obtengamos resultado favorable, “In Dubio Pro Reo”, se aplicaría el dicho vulgar, Siga Siga, de Juancito Lousteau.

Lo cierto es que si no se contratan operadores idóneos para la tarea encomendada de verificación, será muy difícil comulgar la idea de la seguridad jurídica del automotor, entre otras cuestiones. Y como corolario, si se fijan bien en la foto, el RPA fue grabado sobre la caja de velocidades; Madonna.